User blogs

Huetete
Erase una vez... Un hombre muy valiente conoció a un grupo de amigos provenientes de Erurkubus... País de la Discordia...


Luego todos se murieron.


Fin.

shinigami775
Para toda la comunidad de Animu clud les deseo una Feliz Navidad a todos y los otakus inclinándome a mi que sus deseos se hagan realidad para estas Fiestas.
shinigami775 Dec 24 '16
shinigami775
Para toda la comunidad de Animu clud les deseo una Feliz Navidad a todos y los otakus inclinándome a mi que sus deseos se hagan realidad para estas Fiestas.
shinigami775 Dec 24 '16 · Rate: 5 · Comments: 2
SeaFox
Creo que tengo el volumen demasiado alto. ¿Y si pasa algo detrás de mi y no me entero? ¡maldición, deja de pensar en tonterías! ¿qué podría pasar en la parte trasera de un autobús? 


Hoy es un día como otro cualquiera. No hay asientos libres y me veo obligada a ir de pie entre dos señores. Uno de ellos huele demasiado mal… ¡ay!


Miro desesperada hacia atrás y ¡bingo! Asiento libre a las tres en punto. Me hago sitio entre el apestoso y el resto de pasajeros y me siento ante la mirada de odio de una señora que había fichado aquel asiento cual león acecha a su presa. En fin, otra vez será. 


Con el movimiento, mis cascos han caído de mis orejas, así que, tras sentarme, me acomodo y me los coloco de nuevo. ¿Qué canción escucho? Rozo la pantalla del móvil con el dedo, sin poder elegir.


Entonces, levanto la vista y lo veo. Ahí está, a tan solo unos metros de mi, el desconocido más adorable que conozco. Alto, delgado, increíblemente guapo, barba no demasiado poblada, ojos felinos de un verde hierva, una melenita castaña y unos labios que le quitarían el aliento a cualquiera. ¿Y esas gafas de pasta tan increíbles? No puedo con esas gafas… 


Suspiro, lo miro, suspiro de nuevo… ¿Dios, por qué me creaste tan tímida? Solo lo he mirado y mi cara ya parece que está a punto de ebullición. Mejor disimulo un poco… pero, ¿cómo? 


Él también está escuchando música… madre mía, qué guapo está hoy. Hace ya casi un año desde que lo “conozco”-hablando claro, desde que lo espío en el bus-y él nunca ha mostrado interés en mi… creo que ni me ha visto. 


Es una guerra que estaba perdida incluso antes de que empezara-y eso que ni siquiera ha empezado. 


Vuelvo a mirar absorta el móvil, intentando encontrar una canción que me despeje, hasta que veo fugazmente en mi pantalla el nombre de la canción perfecta: Runaway. Con el dedo la selecciono y segundos después el bullicio del autobús desaparece. Miro por la ventana mientras la melodía empieza a absorberme… pero no lo puedo olvidar. La letra me recuerda a él…


I know that I'm rich enough for pride 

I see a billion dollars in your eyes 
 

Even if we're strangers till we die 


La han escrito para mi, ya está. Esa última frase... en fin… Suspiro de nuevo y cierro los ojos. La canción ya casi está acabando y no sé que escucharé después… ¿queda mucho para llegar a mi parada? 


Un toquecito en mi hombro me saca de mis pensamientos y me hace buscar con la mirada de quién se trata. Creo que mi corazón se ha parado, ¡ES ÉL! ¿qué hago? Me quito los cascos violentamente, sin molestarme en parar la canción. Aunque creo que ya ha acabado. 

-Perdona ¿puedo sentarme aquí?-me pregunta. Es la primera vez que escucho su voz... Me cago en la puta y yo con estas pintas. ¡Joder! ¿por qué coño soy tan vaga? ¿tanto cuesta echarse un poco de maquillaje? 

-S…si-mi boca balbucea como si fuera un bebé, pero a él parece no importarle. Menos mal. Bajo la mirada y veo el asiento de mi lado vacío. Ah… que por eso está aquí. Acabo de caer, si es que parezco gilipollas. 


Se sienta y se coloca los cascos de nuevo, ignorándome. ¿Por qué me molesta? Ni que hubiera usado la escusa del asiento para hablar conmigo, ¡já! Eso no pasa en la vida real, no… al menos, no a mi. Me olvido de la música, ya que soy incapaz de insonorizarme teniéndolo al lado, así que miro por la ventana, intentando distraerme. Joder, qué bien huele. Igualito que el señor de antes. Sonrío por fuera y me descojono por dentro. 


-Bueno, ya que has dejado de escuchar música, charlemos-esa voz me es familiar… ¡hostia! Que lo sigo teniendo al lado. ¡Y me está hablando! La madre que… se me va a salir el maldito corazón. ¿Y qué le digo yo a este? 


-Si eso es lo que quieres…-¡¿What?! ¡¿pero que mierda ha sido eso?¡ si tuvieran que entregar el trofeo a la subnormal del año, me lo darían a mi, seguro. ¿Qué clase de respuesta es esa? 


-Podrías empezar por decirme de qué te reías hace un rato-trago saliva… ¿es que me estaba mirando? Ay, dios…-.Parecías bastante entretenida mirando por la ventana. 


-Por nada… solo he recordado algo-serénate, hija mía, ¡serénate! Que te va a dar un infarto. Vamos a ver, solo es una persona normal, puedes hablar con él y mirarlo como mirarías a cualquier otro de este autobús. ¿Ves? Puedes hacerlo, puedes hacer… ¡mierda! Sus ojos son mucho más bonitos de cerca. Ya está, no hay vuelta atrás. Tengo la cara más roja que su camiseta. 


-Siempre que te veo pones la misma cara… será que tienes muchas cosas divertidas que recordar-ríe y no me quita la vista de encima. ¿De verdad acaba de decir “siempre que te veo”?¿esas palabras han salido de su sensual boca? Que alguien me pellizque, creo que estoy soñando. 


-No siempre me estoy riendo, así que tantas veces no me has visto-esta respuesta ya está mejor, ¿ves como puedes con esto? Si es que… aunque me cueste al final consigo serenarme. Pero mi cara sigue roja y estoy segura de que se ha dado cuenta, no puedo ocultarlo. 


-Eso solo lo sabemos yo, mis ojos y mi corazón-dice y se queda tan pancho. Mi presunta serenidad desaparece y siento que mi pecho va a explotar. ¿He oído bien?¿está jugando conmigo?¿se está riendo de mi? Ufff, como podría saberlo, soy malísima para estas cosas… 


-Ajá…-mis respuestas hábiles se han agotado y ni siquiera tengo fuerzas para mirarlo a la cara después de lo que me ha dicho. Decido ignorarlo y miro por la ventana, pero unos dedos me agarran por la barbilla y para cuando me doy cuenta lo estoy mirando de nuevo, son su mano sosteniendo mi cara. ¡Demonios! ¿qué está pasando? ¡No entiendo nada! 


-No intentes ignorar lo que acabo de decir-vale, eso acaba de sonar muy sexy… que irresistible es, por dios-.Ha ido completamente en serio, siempre que te veo no puedo quitarte la vista de encima-bien… si no fuera porque me considero bastante moderadita y tengo unos principios que mantener, me lo comería aquí mismo. Estoy tan flipada que no me salen las palabras y mi cara arde, al igual que todo mi cuerpo, pero no puedo dejar de mirarle a los ojos… esos dos ojazos verdes… agghh, creo que me estoy enamorando. 


-Y…yo… también te…-mis balbuceos vuelven, aunque peores que antes, pero él me interrumpe elevando la mano. En fin… ha durado más de lo que creía, he tardado bastante en meter la pata, pero ya ha llegado… otra vez será. 


-Dame tu móvil-espera, ¿qué?¿no va a deshacerse de mi? Qué milagro… ¿para qué querrá mi teléfono? No me fío de él, pero con esa mirada cualquiera le dice que no. En cuanto lo coge, entra en mis contactos, teclea durante unos segundos, hace alguna otra cosa más que no entiendo y me lo devuelve. Menos mal que no se ha dado un paseíto por mi galería… entonces si que habría salido huyendo. 


-¿Qué me has escrito?-comienzo a buscar como una posesa entre mis contactos, hasta que encuentro un nombre y un número que no me suenan. Será esto que creo que es… no, no puede ser… 


-Es mi número, ya sabes, para que me llames y tal-ni siquiera puedo levantar la vista de la pantalla del móvil, es que no me lo creo-.Yo me he quedado con tu número por si las moscas-comienza a recoger y se levanta. Es verdad, ya hemos llegado a su parada… joder, sigo sin creerme lo que acaba de pasar-.Espero saber de ti, tomatito-me guiña el ojo y desaparece por la puerta del bus. ja, al final si que se había dado cuenta de lo colorada que estaba... ja, ja... necesito asumir todo esto. 


¿Será verdad lo que acaba de pasar? ¿podría llegar a ser posible?… miro la pantalla del móvil anonadada leyendo su nombre una y otra vez, sin poder creérmelo. Estas cosas no me pasan a mi… 


Bloqueo el móvil y miro de nuevo por la ventana, antes de cerrar los ojos… 


Los abro de nuevo… 


Pero, espera, algo es distinto... 


Paso la vista por todo el bus y descubro algo que me confirma la evidencia…

él sigue ahí, en el mismo sitio que antes… 

¡Mierda! ¡lo sabía! Me lo he imaginado todo… demasiado bonito para ser verdad… Coño, ¡si ni siquiera su parada está antes que la mía! Ya me he puesto de mala leche. ¿Cómo iba a fijarse un hombre como él en mi? ¿cómo? La culpa es mía por escuchar Runaway… me lleva la mente a otra parte, aggg, que asco. 


Quito la música, guardo los auriculares y bloqueo el móvil con cara de pocos amigos. Dejo que mis ojos lo miren una última vez antes de rendirme para siempre. 


Distante, tecleando sin parar con el móvil-hasta puede que con su novia-con los cascos puestos y, como no, ignorando mi existencia. 


Suspiro, miro el asiendo vacío a mi lado y me levanto para ir hacia la puerta. Ya lo leí una vez en Instagram: Quien vive de ilusiones, muere de realidades.


Pongo un pie en la acera y me juro a mi misma que dejaré las ilusiones antes de que me maten. Y eso significa olvidarme de él.


*


 Mientras tanto, aún dentro del bus, un chico de gafas de pasta mira cómo una chica se acaba de bajar del bus y suspira, decepcionado. No se siente capaz de hablarle, es demasiado tímido… pero no puede evitar imaginarse cómo sería si reuniera el valor necesario para acercarse a ella. 


Desde que la vio por primera vez, sentía un fuerte deseo de hablarle… todos los días, a la misma hora, en el mismo lugar… pero nunca sucedía nada. Después de haber visto el asiento vacío a su lado, se había planteado actuar de una vez, pero, como siempre, no se atrevió. Sabía que ella lo miraba, sabía que podría haber algo y, aún así… Frunce el ceño y se maldice mentalmente por ser tan tremendamente estúpido y miedica. 


Baja la vista a su móvil cuando la chica desaparece tras una calle y busca una canción que escuchar. Pasea su dedo por la pantalla hasta que un título se coloca ante sus ojos. Es la canción perfecta, piensa, y le da al play… deja que la música lo envuelva y se permite cerrar los ojos, mientras su imaginación empieza a volar… 


Querida Runaway, has sido escrita para mi. 



(La canción de la que se habla en esta historia es Runaway de Galantis)

SeaFox Nov 30 '16 · Rate: 5 · Comments: 4 · Tags: amor, historia, relato, romance, música
SeaFox

Cómo me enfrento a esta hoja vacía, cómo he de completarla con mis sentimientos, mis penas y mis angustias… qué palabras he de emplear para transmitir exactamente lo que siento…

¿Cómo voy a saber definirlos si ni siquiera sé qué son?

Porque no, no los entiendo, ni los reconozco. Es extraño y familiar a la vez. Una manta que en lugar de arrebatarte el frío, te lo provoca. Una situación sin sentido, algo que nunca querría haber vivido.


En fin, cómo lo digo. Mi bosque interior se seca. Hay época de sequía, no puedo hacer nada. Aunque escriba, aunque dibuje… hay algo por encima de todo que impide que esas nubes descarguen sobre él. Y si, es él. Lo sé, solo es un gato. Pero qué gato, ¿verdad? Es tan estúpido que no sé por qué me molesto en pensar en él la mayor parte del día. Es un pesado, siempre está maullando, molestando, quejándose por todo. Pero me saca de mi soledad, al menos los días que viene a verme a mi ventana. Es negro con las patitas blancas, y tiene los ojos tan oscuros y tristes que me gustaría saber de dónde viene, a dónde va… qué cosas ha vivido ese gato, qué le ha llevado hasta mi ventana ¿cómo ha llegado hasta aquí?. Intento preguntárselo, pero no nos entendemos. Es extraño, ¿verdad? A veces incluso llego a creer que me oye. Luego recuerdo que solo es un gato y esa idea se me va de la cabeza. No es que sea tonto, al contrario, es bastante espabilado, aunque un poco torpe e incluso ingenuo, y muy, pero que muy inmaduro. Nadie lo aguanta cuando le dan sus pataletas y se pone a pegar gritos. Menudo es él. Pero lo amo, con toda mi alma. Ese pequeño y simple ser me ha ayudado a sentir cosas que ya creía olvidadas, a tener esperanzas, incluso me ha dado fuerzas.


Pero es solo un gato, él no siente lo mismo. Me ha liberado y me ha apresado al mismo tiempo. Ya no quiero salir a la calle, no quiero abandonar mi habitación, por si lo veo aparecer. A veces no viene… ha llegado a estar días sin dar señales de vida. Yo lo reprendo, pero, ¿qué va a entender él, si solo es un gato? ¿se va a molestar en pensar que tal vez estoy preocupada? Puede, no lo sé, no entiendo la mente de los gatos. Aunque a veces me mira y parece que me comprende, que me quiere.


Pero no consigo tocarlo. Siempre lo veo a través del cristal, cuando abro la ventana huye de mi, algo que me hace darme cuenta de que, en realidad, no me quiere. No lo sé, pero creo que tiene algunas gatitas por ahí esparcidas que le hacen no prestarme mucha atención. Eso es obvio, ¿por qué iba un gato a darme prioridad a mi teniendo amoríos? Yo no le puedo dar lo que quiere. Es divertido si lo piensas. A veces viene a mi ventana, pero se va a los pocos minutos de aparecer. Incluso ha llegado a pasar por aquí sin ni siquiera pararse a mirarme, como suele hacer. ¿Qué se ha creído? Será hijo de gata, el muy peludo. Hubo una vez que perdí los papeles y lo mandé a la mierda, y el muy cabrón debió entenderme porque se largó. Y no volvió en días. ¿Cuándo te digo que te quiero no me entiendes, pero si te mando a la mierda si? Es un pequeño maleducado.


Pero no sé que haré el día que deje de visitar mi ventana. Sentiré el doble de soledad que sentía antes de que llegara, y me dejará un vació en mi corazón. Simplemente por lo sencillo que es, por su imperfección, hacen que sea un individuo único. Y su vida seguirá, probablemente visite otras ventanas, puede que ya lo esté haciendo, y yo me lo perderé. Porque no soy más que una extraña tras un cristal, ante los ojos de ese extraordinario gato. Me lo perderé, pero lo recordaré por siempre.


Puede que el día que deje de visitarme mi bosque vuelva a florecer gracias a la lluvia que provoque su ausencia. Corro hasta el riesgo de que se inunde.

Pero sé que encontrará alguien a quien le permitirá abrir la ventana para tocarlo, alguien que tendrá ese privilegio que a mi me ha sido vetado. Porque de entre todas las ventanas, digo yo que alguna será especial, especial como yo no lo he sido nunca.


Si lo pienso me doy cuenta de que nunca me habría hecho caso si yo no hubiera llamado su atención. Lo recuerdo, era un día como otro cualquiera, y pasó por delante de mi. Le silbé y se acercó temeroso hasta mi. Tardé mucho en conseguir que se quedara más de una hora conmigo, pero de nada me ha servido. Porque, aunque seamos uña y carne, él no me quiere. Aunque pasemos horas juntos, no me deja tocarlo. Y aunque conoce mis sentimientos, simplemente se limita a ignorarlos. Pero no le culpo, solo es un gato.


Creo que debería espantarlo la próxima vez que venga, tal vez así vuelva a salir de mi habitación y deje de ver pasar la vida tras un cristal, esperando un amor que nunca va a llegar. Tal vez debería, me lo pensaré.


Mientras tanto seguiré esperando a que vuelva para hablar con él.

SeaFox Nov 30 '16 · Rate: 5 · Tags: amor, historia, relato, varios, gato
VicSenpai

-Fue un largo viaje hasta ese congelado valle, habían sido semanas de caminata por tierras heladas para llegar hasta esa isla, deseaba que mis esfuerzos darán sus frutos, así poder alcanzar el conocimiento total de mis poderes arcanos. 

Las antiguas historias de los ancianos rúnicos en los bosques Gosks eran ciertas, en una de muchas islas de aquellas lejanas y nevadas tierras de Slakavia al sur de la tierra, se encuentra una puerta hacia aquello que sobrepasa todo entendimiento del hombre, una burbujeante orgía de magias negras en un lugar tan oscuro que ningún ojo humano ha tenido la osadía de vigilar.

El crepúsculo puso fin a mi viaje, guiado por un tenue canto que sólo podían escuchar aquellos que han estado en contacto con la misma muerte, me adentre al boscoso paisaje perdiéndome entre los arboles siguiendo aquellos cantos de espectros que me susurraban al oído. Pude encontrar una grieta en la tierra, una fisura que llegaba hasta donde mis ojos no me permitían ver por el tupido paisaje. Me aventuré a bajar por este precipicio del cual no podía ver su fondo, conmigo llevaba una cuerda de unos 40 metros de largo. Aseguré uno de los extremos a un árbol que demostraba gran tamaño, la jale unas tres veces para percatarme que este bien enganchada. 

Antes de bajar hacia la profundidad rocosa del abismo, le eche un último vistazo con pavor, en ese entonces, sentí como si un arremolinado ventarrón saliera desde allí debajo. Escuché una vez más aquel distorsionado canto, pero esta vez sentía que eran miles de tenues voces de seres susurrando al oído con una seductora voz que me incitaba a bajar. Sabía que aquí era el lugar, sabía que una vez que empiece descenso, no sería el mismo ser que una vez fui, pero no me importó en ese momento, estaba ciego y deseoso del conocimiento y el poder. 

No mentiré, mis manos temblaban sin parar y no por el helado frío de esas remotas tierras, sino por miedo a lo desconocido, pero ahí estaba la cura a mis miedos, el saber me esperaba en lo más profundo y con ello el fin de mi temor... 

Empecé mi descenso hacia las profundidades, y mientras más bajaba, más fuertes y alborotadas eran las voces que retumbaban a mi alrededor, era como si me quisieran advertir de mi error o quizá como si gozaran mi osadía. Mi corazón latía rápidamente, sentía como si mi pecho fuera a explotar, los nervios me estaban carcomiendo por dentro, pero aun así mi inocente curiosidad me hizo seguir hasta que los 40 metros de mi cuerda se acabara.

Creí que con ese largo, ya estaría en el fondo de el cráter, pero no fue así. Ya había llegado demasiado lejos para intentarlo otro día. Fui con mis dedos desnudos aferrándome a la roca como si fuera un primitivo animal , pensé que como mucho, me tardaría unos 20 ó 30 metros más llegar al final. 

Apenas al empezar mis manos ya estaban cansadas y lastimadas, por un momento me propuse el volver a subir a la seguridad de mi soga, pero sentí eso como un símbolo de debilidad e ignorancia.

No tengo idea cuantos metros baje así, pero recuerdo que deben haber sido unos 20 ó 25 minutos. Estaba totalmente exhausto, y para empeorar la situación, aquellas voces que se escuchaban a lo lejos se convirtieron en carcajadas, horrendas risas que salían de todos lados, mofándose de mi infortunio. 

 Mi temor en ese momento era tanto que casi quiebro en llanto, estaba cansado y agobiado, sin posibilidad de volver a subir, simplemente mis dedos cedieron y la grieta venció. Caí hacia el vacío del abismo y aquellas risas que me torturaban callaron de repente y el único sonido en aquel sitio cubierto de tinieblas, eran mis gritos de angustia por la caída. Había llegado tan lejos y lo eché a perder por una obsesión. 

Esperé que al menos conservará la vida después de la caída así al menos podría presenciar algo fuera de lo usual, pero para mi sorpresa, la caída no sucedía.  

Llevaba cayendo en picada una ridícula cantidad de tiempo, quizá casi una hora, me di vuelta para presenciar la luz de la sima, y era tan final y diminuta que apenas se podía divisar, parecía como si estuviera a kilómetros de distancia. En ese momento, todo a mi alrededor estaba cubierto de tinieblas, sentía como si el centro de la tierra reclamará mi cuerpo y fuera atraído hacia él por una extraña energía. Había entrado al fin, el vacío del que profetizaron los chamanes del desierto Barash, sentía como mi percepción cambiaba a una mas abstracta, tal como lo decía en el artículo 87 del ancestral códice Voidlakon, enciclopedia de los cultos oscuros: 


"En el Reino de los otros Dioses, los señores de las tinieblas, las primitivas leyes de los humanos son quebrantadas de toda forma posible. El existir en aquel lugar altera la percepción. Vive en todas las dimensiones y en ninguna al mismo tiempo, algo imposible de imaginar por simples mortales como nosotros. 

Su cuerpo físico pesará a un tercer plano y su mente ascenderá a un plano superior donde las banales reglas cambian el sentido y donde la luz no es luz y la oscuridad es total." 


Podía sentirlo, pero no verlo, viajaba a través del sin fin del espacio vacío. Entre tanta oscuridad, pude ver mis manos una vez más después de tanto tiempo ¿Pero cómo? Sin luz visible por ningún lado no debería poder verlas, pero se verían de una forma anormal, una difusa, casi transparente como si estas emitieran su propia diminuta luz. Mi ojos no podía verlas, pero mi mente sí, al fin ascendí al plano astral, donde la mente viaja libremente por el espacio. 

Cuando me percate de aquello, pude verlos, resplandores a lo lejos, no eran de luz, sino eran como fulgores de oscuridad entre mas de esta, una sensación extraña que no puede ser explicada en ningún texto, era como un sexto sentido más allá de cualquier otro imaginado antes. Se podría decir, que esos resplandores eran como sensaciones plasmadas en un espacio por mi mente. 

 Mientras permanecía en ese limbo de vacío, donde parecía flotar, aquellos resplandores a lo lejos se desplazaban a mi alrededor como si fueran las estrellas que se pueden observar en las noches más oscuras.

Seguí en este estado durante quién sabe cuanto tiempo, hasta que vi una inmensidad de luz, un resplandor brillante... esa si era realmente luz, era tan fuente que me lastimaba los ojos verla. Parecía un gran sol blanco, en el centro, orbitando a su al rededor, se podía divisar una negruzca esfera. Lo entendí perfectamente como si lo hubiera leído en algún libro, ahí era donde me dirigía. Un planeta totalmente hecho de una materia que no conoce el hombre, orbitando en un espacio de vacío. 

Mientras más me acercaba más rápido iba, sentí que el impacto iba a ser lo ultimo que viera, pero no fue así, de hecho cuando entre en cierto radio sentí como si todo fuera en cámara lenta, incluso los movimientos de mi casi translúcido cuerpo. Una sensación de ardor corrompió mi cuerpo, dolió tanto que grite! Sentía como si cada molécula de mi cuerpo chocará entre si y explotará. Perdí en conocimiento por quien sabe cuanto tiempo y desperté en la tierra de aquel oscuro planeta. 

Para mi sorpresa tenía alto pastizal de un color azulado, pero un poco translúcido al igual que mi cuerpo. Alcé mi cabeza y lo vi, esa singular estrella blanca sobre mi, la misma que vi antes, esta vez algo era distinto, su luz era tan fuerte que quemaba mi ser, me retorcí en el suelo por el ardor, sentí como si aquel sol intentará matarme con su poder. Lo extraño es que a pesar de su luz el cielo era negro como todo lo que no pudiera producir luz por si mismo Busque refugio entre el pastizal, el cual por su tamaño me protegía de los rayos solares. 

Me arrastre durante horas y horas, perdí la noción del tiempo en aquel retorcido lugar donde todo era distinto. Alcé la vista una vez más con temo de volver a ver aquella estrella y vi lo más impactante que había presenciado hasta ese momentos, a lo lejos, uno 4 kilómetros diría yo, se encontraba una torre tan alta que se alzaba hasta donde aquel sol me permitía ver. Estaba cubierta por un arco iris fluorescente de tonalidades oscuras, era como un faro que iluminaba un escuro mundo lleno de tinieblas, algo tan hermoso que jamás podría haberlo visto o leído en ninguna otra parte.

Al presenciar tal maravilla, una desigual desesperación se apoderó de mi, a pesar de mi ardía travesía, estaba arrastrándome con todas mis energías sobre aquel pastizal, quería llegar lo más rápido posible a esa inmensa Torre.

Cuando al fin estuvo frente a la puerta, pude escuchar aquella melodía de antes, la misma que me susurraba al oído en el bosque, pero esta vez era distinto, podía sentirse de una calidad hermosa eran sonidos que jamás antes había escuchado y sería imposible reproducirlos por humanos. Me recordó a aquéllos sueños que eran habituales en mi cuando era niño. Recuerdo que pensé ¿Acaso el mágico mundo de mis sueños se encontraba detrás de esa puerta? 

Con mis manos empuje el pesado portón, y lo vi... Un espectáculos alucinante de colores dentro de una torre sin fin, cientos de miles de seres de diversos formas danzando y cantando al ritmo de una melodía asombrosa, como si se tratara de una coreografía exquisita. Todos brillaban en su propias tonalidad y yo era como uno de ellos, distinto, pero brillando, uniéndome a la danza. Me adentré entre ellos sin llamar una mínima de atención, se notaba que algunos volaban sobre mi y giraban en torno a el centro de tal torre. Mi curiosidad me pudo y corrí a ver al gran anfitrión por el cual nosotros bailábamos. Lo vi. 

Un ser deforme enrollado en torno a una gran columna en el centro de esta estructura, tenia miles de bocas, brazos y tentáculos. Era el ser más extraño y horripilante que ningún otro hombre a presenciando jamás.

Sabía quién era, Astyriketh, el señor que manda en el vacío, el soberano de soberanos, el verdadero emperador del submundo, líder la horda de espectros que asolan la tierra. El mayor de los otros dioses. Sabía quién era y que quería. Sentí como su presencia me examinaba, me arrodillé ante él y supliqué como lo sugería en aquella enciclopedias de los cultos oscuros, pronunciando en ese idioma antiguo... "Jaaket, gluxthr vakfratk".

Traducido a nuestro idioma "Dios del vacío, soy tu vasallo". 

En ese instante, todos los seres presentes dejaron de cantar y danzar para envolverse en un grito ensordecedor, me tape los oídos para evitar el dolor, luego sentí como una extremidad invisible me tomaba del duelos y me alzaba hacia lo alto de la torre, frente a su gran majestad. Me habló en un idioma extraño a base de sonidos en cual a penas podría imitar con mi boca, pero no necesitaban entender su idioma, yo entendí lo que pedía.

Él, el Dios original del vasto universos, está encerrado en aquella torre y quiere reinar en nuestro mundo y yo era su siervos el cual le daría redención como el verdadero emperador de los primitivos humanos. Tal cual como decían los chamanes Abbacenos.

Yo tenía una misión, y ya había logrado la primera parte. Acto siguiente, quedé inconsciente y al despertar estaba en aquel bosque donde todo empezó. 

Aquí estoy ahora y es donde empezará la historia del gran hechicero arcano, mano derecha del vacío, aquel humano que abrió las puertas del abismo, solamente necesitó una manera de traer a mi Dios a este mundo y así es como empezará la nueva era, mi era.

VicSenpai Nov 29 '16 · Rate: 4.67 · Comments: 2
Wally
Quiero decir, si tres es trió, ¿cuatro es cuarteto? ¿O es orgía? ¿o es partuza? ¿Partuza=orgía? El debate esta servido. 
Wally Nov 13 '16 · Comments: 6
Wally
¿Por cuanto tiempo se puede, conscientemente, ser consciente de uno mismo?
Wally Nov 1 '16 · Comments: 8
Nexo
Un manga para ver un sábado http://leomanga.com/manga/tales-of-demons-and-gods Si tienes el tiempo por poco y no me lo terminaba en un día jaja
Nexo Oct 22 '16 · Tags: mangas
dist4nte

Josei, Romance, Smut


Después de que Yuko se graduara de una pequeña universidad terminó abriendo una tienda, y aunque le vaya bien en su trabajo no se puede decir lo mismo de su vida sentimental. Dolida por la falta de un novio y en plena Navidad sale a beber con su amiga pero al salir ella de tropieza y es llevada a casa por el hermano menor de su amiga, Leo. Durante todo el camino ella tuvo que contenerse al estar a su lado, pero al final no pudo más y terminaron durmiendo juntos. En la mañana siguiente ella recuerda lo sucedidó y trata de echarlo pero él se niega a olvidarlo y dejarlo en una mera noche de sexo, asi que le pide que tome la responsabilidad.
dist4nte Aug 14 '16 · Rate: 5 · Comments: 1 · Tags: josei, romance, smut
Pages: 1 2 3 4 »

Bienvenido!!

Bienvenido a nuestro nuevo sitio! No dudes en participar en nuestra comunidad!

informacion

Los Admin de la pagina son:

-Coyuyo
-Itachi

Frase de la semana

"Y uno pensando que los japos tenían la entrepierna pixeleada, cada día se aprende algo nuevo "


-Maru

Radio

Paginas Amigas

creepy-mind
mangasr2